Psicoterapia

Los terapeutas no somos expertos en “el mundo”. Somos, a lo sumo, expertos en hacer preguntas esclarecedoras o que movilicen para facilitar un cambio en dirección de un aumento de la responsabilidad y libertad interior de quienes nos consultan. (Carlos E, Sluzki)

Las personas que acuden a terapia atraviesan (y han sido atravesados) por alguna vivencia que desequilibra su modo de existencia. En el espacio de la terapia pueden ir  urdiendo con cuidado sus hilos perdidos, los sueltos, los que se cortaron y que han ido desarmando su sendero singular.
Retomándolos,  pueden tejer un nuevo paisaje en su telar, en su vida afectiva, para esbozar nuevos paisajes en los que recuperar el equilibrio. Un paisaje-trama dentro de la trama vital a la que todos pertenecemos y que no estamos entrenados en reconocer.

Dice Amador Fernandez-Savater, en cada situación, hay un principio de movilidad (o muchos), hay un potencial capaz de llevarnos más lejos. Podemos detectarlo, escucharlo y entrar en contacto.

Los terapeutas, procuramos ser buenos acompañantes circunstanciales y temporales en este camino.